Innovación y tecnología: activos vulnerables

 


Lo que significa la propiedad intelectual en el ámbito de la innovación y tecnología es difícil de definir, porque no siempre está ligado inherentemente a un bien físico. Sin embargo, no cabe duda de que se trata de algo valioso y que su creador puede garantizar o excluir del acceso o uso a otros, de una manera defendible, ya sea física o legalmente.

La propiedad intelectual no solo se refiere a bienes tangibles, como una raqueta de tenis o un reloj, también puede abarcar desde patentes de canciones hasta software y secretos de negocio corporativos.

 

Dificultades para proteger innovación y tecnología

La globalización es uno de los escenarios que mayores desafíos plantea a la protección de innovación y tecnología. En un entorno internacional es más sencillo que se produzca la vulneración de los derechos de propiedad intelectual (el caso de la marca de calzado deportivo New Balance es un buen ejemplo).

Y, a miles de kilómetros de la jurisdicción de una empresa, ¿qué puede hacerse si, al cancelar un contrato con un proveedor, no devuelve la propiedad, incluidos los moldes y la información de producción? ¿Cómo evitar que comience a producir por su cuenta, bajo otro nombre comercial, convirtiéndose en principal competidor?¿Cuál es la solución si un tribunal local otorga a quien lleva a cabo la competencia desleal una licencia implícita de distribución sin pagar derechos de autor (como sucedió en el caso de New Balance)?

La naturaleza ampliamente definida de la propiedad intelectual y la facilidad con que puede ser robada, combinada con un conjunto de leyes que son laxas cuando se trata de la aplicación, permiten a empresarios sin escrúpulos apropiarse de la innovación y tecnología ajenas.

Se trata, desafortunadamente, de un problema que no deja de escalar en la era digital porque, a medida que los productos y servicios en línea se vuelven más baratos y más frecuentes, la propiedad intelectual es cada vez más susceptible al robo. Existen muchos motivos:

  1. Internet no fue diseñado teniendo en cuenta la seguridad. Su naturaleza comunicativa está preparada para la forma en que se utiliza hoy en día. Fue diseñado como una red de comunicación entre una pequeña cantidad de ordenadores que eran propiedad de personas que se conocían y confiaban entre sí y no se pensó tanto en la seguridad. Los desafíos inherentes que crea la interacción humana, junto con la naturaleza inestable de la seguridad en Internet facilita el robo de propiedad intelectual en comparación con el robo físico.
  2. La producción de “Tercer Turno” es un problema que comienza cuando una compañía otorga una licencia a otra para fabricar una cantidad específica de productos. La compañía original comparte su propiedad intelectual con ese fabricante para que pueda poner en marcha los procesos de producción. La cuestión es que, cuando ese socio no es confiable, opera en la fábrica después de la jornada de trabajo habitual, produciendo un valor de turno extra de productos que luego venderá muy probablemente a través de la red de redes, obteniendo ganancias ilegales de la propiedad intelectual de la compañía original.
  3. Descubrir que toda una fábrica está ejecutando un turno adicional para estafar a su licenciador es una cosa; lo más difícil es identificar quién está cometiendo el robo de propiedad intelectual en línea. La información no viaja linealmente alrededor de internet. Cuando un consumidor compra algo online, esos datos pueden ser enrutados a través de varias ubicaciones antes de llegar al minorista. Internet permite a las personas enmascarar su ubicación, su intención y su identidad, y pretender ser otra persona. El anonimato está servido.

 

Las consecuencias de la apropiación indebida e innovación y tecnología

Las consecuencias del robo de innovación y tecnología, en el escenario online o en el mundo físico son terribles. No solo afecta a los empresarios individuales y sus negocios, sino a sociedades y países, al provocar:

  • Reticencia a internacionalizar, por miedo a aumentar el riesgo de daño a la propiedad intelectual.
  • Pérdida de empleos, como consecuencia de la revelación de secretos de innovación y tecnología, que impiden sacar adelante proyectos.
  • Riesgos para la seguridad y salud de los consumidores, al ofrecerse copias de productos que no cumplen con los mismos estándares.
  • Descenso de la competitividad de las empresas y los Estados.

 

El problema más importante es, no obstante, no poder proteger la propiedad intelectual de una manera que realmente incentive la innovación y tecnología, asegurando un retorno adecuado para las personas que desarrollaron la propiedad intelectual.

Es ciertamente preocupante pensar en qué propiedad intelectual no se está creando porque es demasiado fácil de robar para otros. ¿De qué innovaciones nos exponemos a prescindir?

FUENTE: https://www.obs-edu.com/es/blog-investigacion/propiedad-intelectual-y-seguridad-de-la-informacion/innovacion-y-tecnologia-activos-vulnerables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.